La Única Preocupación Valiosa

La única preocupación que valdría la pena es: ¿Cuál es mi verdadero talento, mi don secreto, mi vocación auténtica? ¿En qué soy único de verdad y cómo puedo expresar esta singularidad, darle forma, dedicarla a algo fuera de mí mismo? ¿Cómo puedo enriquecerme a mí mismo y a la humanidad con mi talento, mi individualidad, mis emociones y anhelos? En estos tiempos existe una gran presión de conceptos que pretenden ayudar a la persona a entender su dilema; hay una urgencia de ideas vitales, de simplificar la complicación intelectual innecesaria. Múltiples recursos esotéricos desmontan la tensión temporalmente con la reducción de todo a conceptos racionales o con la distracción ritualística. ¿Cómo aprovechar una oportunidad, actuar, poner las cartas sobre la mesa, manifestar las propias opiniones, elegir el momento oportuno para un cambio? Arriesgar es desprenderse de lo conocido y seguro y aspirar a algo que, si bien no nos ofrece ninguna seguridad total, creemos que es mejor que lo que poseemos en la actualidad o, por lo menos, necesario para sobrevivir.
Arriesgarse es la esencia de todo lo que vale la pena en la vida. Quien no arriesga, no encuentra el verdadero amor, no desarrolla un poder real y no gana nada de valor en la vida.

Desarrollo Personal y Profesional

Cerrar menú