Se Trata de Mí 

 Blog ADH

Uno de los estilos de pensamiento que más está estancando la evolución humana, es el denominado Relativismo Pluralista (presentado en el Curso Desenchúfate del Programa Maestro en Desarrollo Humano Integral de la Plataforma ADH Vital), que es quien cree haber superado la visión religiosa, científica, tecnológica y materialista del mundo actual, quien cree tener las soluciones más humanas, solidarias, o espirituales, quien cree que en la vida todo tiene justificación o todo vale y evita asumir posturas o posiciones para evadir el conflicto o el esfuerzo.

La gente tiene una resistencia natural a los cambios. No le gustan. Quiere el "status quo", expresión latina que tal vez signifique "el lío en el que ya estamos metidos". La gente se resiste a los cambios por diversas razones. Para favorecer los cambios necesarios, los líderes averiguan cuáles son esas razones, y se enfrentan a ellas. "Liderazgo con propósito" - Rick Warren

¿Sabías que el 99% de los pensamientos son inútiles? William James lo expresó mejor: «Muchas personas piensan que están pensando cuando simplemente están reorganizando sus prejuicios». Toda mi vida me he obsesionado con cosas prácticas. Filosofía práctica, conocimiento práctico, libros prácticos, trabajo práctico y consejos prácticos. Esa idea proviene del pragmatismo, una tradición filosófica que comenzó en el siglo XIX en Estados Unidos.

Ser neurótico es ser capaz de portarse mal sin sentirse responsable de los propios actos. Jung dice que la persona enferma no tiene que aprender a deshacerse de su neurosis sino aprender a soportarla. Porque la enfermedad no es una carga superficial y sin sentido, es lo que la persona es; la misma persona es ese “otro” que siempre tratamos de excluir. Si huimos del mal que hay en nosotros, nos ponemos en peligro. Todo mal es vitalidad potencial que necesita ser transformada. Pretender vivir sin el potencial creativo de nuestra propia destructividad es como ser un ángel de cartón. Sheldon B. Kopp

Algo extraño sucedió con el nacimiento de internet; algo cambió sobre cómo entendemos nuestra identidad y nuestra existencia. Y ese algo fue que nuestro sentido del yo se tradujo en 0s y 1s para que pudiéramos proyectar una parte de nuestro ser como un solo nodo en una red global de nodos formados por otros seres.

Para la mayoría de nosotros, toda nuestra vida se basa en la oposición, en algún acto de la voluntad para ir contra la corriente. Y no podemos concebir una acción sin volición, sin esfuerzo; nuestra vida se basa en ella. Nuestra vida social, económica, y la vida llamada “espiritual’ es una serie de esfuerzos que siempre culminan en cierto resultado. Y creemos que la oposición es esencial, necesaria.

Puede haber instituciones cuidadosamente construidas, políticas, religiosas, económicas, pero cualquiera que sea la construcción de éstas, a menos que nuestra conciencia interna esté en orden total, el desorden interno siempre se reflejará en lo externo. Hemos visto esto históricamente y está sucediendo ahora frente a nuestros ojos. Esto es un hecho. El punto de inflexión es nuestra conciencia.

El prejuicio tiene algo en común con los ideales, creencias y fes. Debemos poder pensar juntos; pero nuestros prejuicios, nuestros ideales, etc., limitan la capacidad y la energía requeridas para pensar, observar y examinar juntos para descubrir por nosotros mismos qué hay detrás de toda la confusión, la miseria, el terror, la destrucción y la tremenda violencia en el mundo. El pensamiento es el factor común de toda la humanidad.

Resulta difícil reconocer que se depositaron esfuerzos, recursos y sentimientos en el lugar equivocado, pero es necesario hacerlo. En realidad, los vínculos fundados en el temor no nos sirven. Nos aferramos a los malos hábitos porque realmente no nos esforzamos por crecer y necesitamos una excusa para justificar nuestros fracasos. Conservamos nuestros malos hábitos porque en realidad no nos queremos. La amenaza de perder la falsa seguridad de las viejas convicciones debilita paulatinamente la capacidad de mejorar.

La sociedad siempre ha estado compuesta por: a. súbditos pasivos, b. líderes poderosos y c. enemigos sobre quienes se proyecta la culpa, inferioridad, odio y hostilidad: los chivos expiatorios. La raíz del mal causado por el humano no es su parte animal sino su necesidad de importancia, de negar su propia mortalidad y adquirir una imagen heroica de sí mismo.

Suscripción a Nuevos Post y Seminarios Gratuitos para Desarrollar Habilidades Vitales

    Mis intereses son:
    Crecimiento PersonalCreatividad y TalentoEmprendimiento
    Otro:

    Enviando este formulario, estás de acuerdo en recibir mensajes de la Academia de Desarrollo Humano, SAS. y Alejandro Joanz. Tu correo electrónico JAMÁS será compartido o vendido. Siempre tendrás la libertad de retirarte con facilidad.

    Cerrar menú